Dentro de los muchos propósitos que nos fijamos en la entrada de cada nuevo año, está el de hacer ejercicio. Una manera segura y beneficiosa para los que nunca han hecho deporte, es comenzar con Pilates, un método que se basa en la realización de una serie de ejercicios que trabaja la musculatura profunda, se apoya en la respiración y se movilizan todas las articulaciones del cuerpo.

Texto: Inés González
Fotos: Fundación Pilates

Pilates para todas las edades

Imagen que contiene persona, interior, pared, mesa Descripción generada automáticamente

Este grupo de edad de las personas mayores ha ido creciendo en la pirámide de población, debido a la baja de la tasa de natalidad y la mejora de la calidad y esperanza de vida en muchos países. En esta etapa de la vida, a nivel físico, el cuerpo va perdiendo su capacidad de regeneración y da paso a un gran número de enfermedades características de este grupo. La musculatura pierde tono y su capacidad de contracción se ralentiza, a lo que hay que sumar la disminución de reflejos en este acto, que conlleva pérdidas de equilibrio e inestabilidad en el aparato locomotor. A nivel articular, las estructuras se vuelven poco elásticas y como consecuencia, el rango de movimiento en las articulaciones se ve mermado y limitado, produciéndose inflamaciones y dolor en estas zonas. Si en este proceso, una musculatura activa pierde su acción principal, los huesos también se ven afectados directamente en su densidad ósea, lo que se traduce en unos huesos frágiles y débiles.

El proceso y la calidad de envejecimiento no es igual para todas las personas. Hay muchos factores que determinan el comportamiento de cómo nuestro cuerpo asimila este proceso. Pero, sin lugar a dudas, una alimentación saludable, ejercicio regular y una mente activa son las claves determinantes para favorecer un envejecimiento saludable. Dada las características que presenta el método Pilates, este se convierte en un gran aliado a la hora de elegirlo como una actividad física para este grupo de población.

El “Arte de la contrología”, como su creador Joseph Pilates lo denominaba, se basa en unos principios básicos, que son los cimientos de esta revolucionaria técnica: estabilización, control, concentración, fluidez, respiración y precisión. Los beneficios específicos que este método brinda a los más mayores son varios: aporta estabilidad a nivel de caderas y hombros, puntos claves en este grupo de población. Por eso, la necesidad de potenciar la funcionalidad de estas zonas para mantener una movilidad sana y mejorar el equilibrio. Sirve para mantener una musculatura activa y flexible, con lo que seguiremos nutriendo y manteniendo unos huesos fuertes. También desarrolla la conciencia corporal, dándonos una mejora postural y alineación. La coordinación y concentración en las clases nos hace trabajar la mente para mantenerla entrenada y ágil. Incrementa la capacidad pulmonar gracias a los ejercicios de respiración y mejora de la circulación sanguínea. Otro punto importante a tener en cuenta es la flexibilidad de poder adaptar y/o modificar los ejercicios en los aparatos a las distintas patologías que se nos pueden presentar, personalizando el entrenamiento de cada alumno. Nunca es tarde para cuidarnos y tampoco pronto para empezar
La sociedad española tiene que ser cada día más consciente que la PREVENCIÓN es el elemento clave de la calidad de vida. El objetivo último de esta entidad es mejorar la calidad de vida a partir de la promoción de hábitos y conductas naturales y saludables en nuestras sociedades. La Fundación Pilates pone especial énfasis en el valor del ámbito preventivo de las dolencias y de las enfermedades, por lo que se orienta a la difusión de actitudes y de formas de vida que multipliquen el bienestar personal de forma completa e integral. Para conseguir este fin, la Fundación impulsa toda una serie de actividades relacionadas con la salud y la mejora de la calidad de vida, como por ejemplo, la financiación de estudios e investigaciones, la convocatoria de premios, el asesoramiento a empresas públicas y privadas o la programación de cursos y conferencias que ahondan en estas temáticas.

El movimiento cura

Imagen que contiene persona, pared, interior, suelo Descripción generada automáticamente

El método Pilates está enfocado a que, mediante el movimiento controlado y fluído del cuerpo, se recupera progresivamente el tono muscular, la elasticidad, la flexibilidad, la fuerza y la resistencia, en definitiva, el equilibrio físico y mental. 

Desde niños no se nos educa a entender que el sedentarismo junto a la poca prevención es el principal responsable del sufrimiento de la espalda, la columna vertebral, los dolores. el mareo. los vértigos y en definitiva el deterioro de la calidad de vida.

Además estamos convencidos del principio establecido por Joseph H. Pilates de que el método esta fundamentado en la descompresión vertebral de la columna.

Beneficios del método Pilates

• Consigue un buen tono muscular fortaleciendo y tonificando el cuerpo sin aumentar el volumen muscular y con ello consiguiendo estilizar la fi gura. Logra el tan deseado “vientre plano”. 

• Aumenta la flexibilidad, la agilidad, el sentido de equilibrio y mejora la coordinación de movimientos. 

• Mejora la alineación postural y corrige los hábitos posturales incorrectos. • Permite prevenir y rehabilitar lesiones del sistema músculo-esquelético. 

• Mediante la respiración y la concentración se logra un estado de relajación global permitiendo con ello eliminar el estrés y las tensiones musculares y rigideces. 

• Mediante la integración cuerpo-mente consigue aumentar la autoestima y el conocimiento del propio cuerpo obteniendo con ello un bienestar no sólo físico sino integral y logrando cambiar la forma en que te relacionas con tu cuerpo y afrontas la vida. 

• Aporta gran vitalidad y fuerza permitiendo minimizar el esfuerzo para realizar las tareas cotidianas más pesadas o cualquier otro tipo de deporte.